Reseña El chico del violín de Raquel Cruz.

41CuBsAju7LSINOPSIS:
Shirley está deprimida porque su novio de toda la vida la ha dejado y no acaba de asumirlo. Su amiga Karen, harta de aguantar sus lloriqueos, insiste en que salga con ella y por una noche se olvide del paquete de Kleenex. Shirley accede sin imaginar hasta qué punto esa decisión cambiará su rumbo.
John Clayton estudia en la Juilliard School, la escuela de música más prestigiosa del mundo. Trabaja como camarero en el McGee’s y toca el violín en un grupo de rock. Vive marcado por un trágico suceso, pero disfruta de una vida apacible en New York. Hasta que una noche sube al escenario y tropieza con unos bonitos ojos que parecen tocar su alma.
Por encima de todo Shirley y John comparten algo que los une: su amor por la música. Pero a veces las personas que supuestamente están más cerca de ti, son las que menos te comprenden, y ambos tendrán que vencer infinidad de obstáculos para lograr que sus sueños se hagan realidad.

OPINIÓN PERSONAL:

Hoy os traigo la opinión de un libro de género New Adult al cual llegué porque la autora me lo ofreció y a pesar de que estas cosas me imponen un poco, sobretodo porque no quiero verme condicionada a la hora de dar mi opinión, el que fuese New Adult me terminó de convencer, no puedo resistirme a esta temática, tal es la obsesión que estaba leyendo otro libro y lo aparqué para empezar este, os prometo que lo escuchaba llamarme y si encima le añadimos Nueva York, la escuela Juilliard y un prota de los que quitan el hipo, pues lo dicho era una tentación.

La historia se centra en dos protagonistas por un lado tenemos a Shirley una joven estudiante de derecho a la que su novio desde el instituto, Eddy, le ha pedido que se den un tiempo y mientras ella llora por los rincones, él no pierde el tiempo conociendo nuevos horizontes femeninos y saliendo con sus compañeros de fraternidad. Y por otro lado tenemos a John que estudia en Juilliard, trabaja de camarero y tiene una pequeña banda con la que actúa en el mismo lugar en el que trabaja, y es en ese local donde se encontraran por primera vez, él quedará prendado inmediatamente pero ella irá descubriendo sus sentimientos por él poco a poco, es una historia que se fragua a fuego lento.

Y tú eres la mejor melodía que ha compuesto mi alma.

Desde el prólogo del libro conocemos el pasado de John, su lucha por salir adelante y conseguir sus sueños renunciando incluso al dinero de su familia, es un personaje fuerte desde el momento en el que aparece en cambio a Shirley la vemos evolucionar a lo largo de la historia, en un primer momento es un personaje bastante cargante, muy indecisa pero al final sacará las garras y luchará por sus sueños.

La historia hasta el capítulo 21 aproximadamente tiene partes muy buenas, engancha muchísimo desde la primera palabra y además somos testigos de como poco a poco se va fraguando una bonita historia de amor, pero luego a partir de ahí la historia da un giro que me descolocó, para mi perdió bastante fuelle, creo que se la da una vuelta a la trama que no era necesaria porque tampoco los motivos que me dan me resultan ni creíbles ni entendibles, a mí ese giro me desconectó de la historia, yo soy de las que piensa que menos a veces es más y es lo que me ha pasado con este libro, afortunadamente al llegar al epílogo me volví a conectar y finalmente me dejó un buen sabor de boca.

Era un hechicero con un arco de violín por varita mágica.

Me ha gustado mucho la temática de la historia centrada sobre todo en la música, una parte además a destacar por su buena documentación, los protagonistas encontraran su mejor punto de unión en ella, y a pesar de las aparentes diferencias sociales y de las trabas que les intentan poner, este tipo de historias terminan buscando su camino para que siempre triunfe el amor.

No puedo dejar de mencionar a dos personajes que me han ganado poco a poco y no son otros que Karen  y Bruce y que como ya he leído en algún que otro comentario, ellos también se merecen su historia, porque le ponen la salsa, Karen una chica de armas tomar y Bruce un “mojabragas” de manual y que encima lo sabe, cuando están en la misma sala siempre saltan chispas.

Tu obligación como hembra es hacer justicia por todas nosotras y meter el balón en la canasta.

No conocía a esta autora y es la primera vez que leo algo suyo, Raquel Cruz es autopublicada, por lo que hay que remarcar que el libro esta muy cuidado se nota que es un libro trabajado, tanto en la presentación de sus capítulos como en la gramática, tiene una bonita forma de narrar, en este caso en tercera persona, que sabe atrapar al lector a pesar de esa parte que a mí no me ha gustado.

Mi valoración final es positiva, por tanto sí recomendaría esta historia, en primer lugar a todos aquellos que estén enamorados del género como yo, y al resto porque encontrareis una bonita historia de amor con muchísima música y un protagonista de esos que dejan huella, porque es de los que tienen las cosas muy claras y lo dan todo por su chica.

Qué opináis, ¿le dareis la oportunidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s